HOMILY FOR THE 25TH SUNDAY IN ORDINARY TIME SPANISH

HOMILY FOR THE 25TH SUNDAY IN ORDINARY TIME SPANISH 2017 DEACON ANDREW THOMAS

Emilia estaba muy enojada! Trabajo’ ella por todo el año, muy duro, y recibió las mejores calificaciones de su vida! Cuatro A’s y Tres B’s! Y por la primera vez, sacó un 98 en las matemáticas. Y este año, en su tercer año de la prepa, estaba tomando Trigonometría, que fue en a principios del año, su materia más difícil!

Pero, Emilia se enojó mucho. ¿Por qué? Porque su papá siempre le da más preferencia a Jelacio que a ella. Jelacio es muy flojo y no había puesto tanto esfuerzo como ella.

Además, Jelacio, todo lo deja para el último minuto. ¿Y sus calificaciones? Dos B’s y cinco C’s. No hay razón para que Jelacio reciba la misma recompensa que Emilia.

Entonces Emilia, furiosamente, le dijo a su papá: <Papa' tu me dijiste que si yo sacaba un A en matemáticas, tendría yo mi propia computadora y no tendría que compartir con Jelacio. Pero, tu le compraste a el una computadora también, y tu sabes que el saca muchas peores calificaciones que yo, y siempre espera hasta el último minuto hacer su trabajo.>

El papa' le dijo lo siguiente a Emilia:

<Emilia. El esfuerzo de Jelacio fue igual que el tuyo. El psicólogo me explico' a principios del año, que Jelacio sufre de dislexia. Y tiene un autoestima muy bajo porque en su mente, no es inteligente como tu. Hija. Los quiero a ustedes dos muchísimo. Entiendeme y no te enojes.> Mis hermanos y hermanas, nunca vamos a entender la mente de Dios completamente. Como dice la primera lectura de Isaías,

<Mis pensamientos no son los pensamientos de ustedes, sus caminos, no son mis caminos.> Pero un dia, primero Dios, cuando lleguemos al cielo, vamos a entender mejor.

Sin embargo, una cosa es seguro que podemos entender por las lecturas de hoy:

La misericordia de Dios es más grande que su justicia. La misericordia de Dios es más grande que su justicia.

Tenemos problemas en la vida cuando pensamos como Emilia en la historia.

Emilia sólo podía entender su propia perspectiva. Nosotros también tenemos una perspectiva limitada. Y de verdad, somos egoístas. Porque tenemos una fe en Dios muy baja. Y tenemos temor de pensar en alguien más que nosotros mismos porque si no nos protegemos a nosotros mismos, vamos a sufrir. Pensamos así a veces.

Cuando vivimos para nosotros mismos, estamos ciegos para amar y entender, y sordos para escuchar a Dios.

Con la parábola de Jesús hoy, hay dos opciones para interpretar:

Una opción de interpretación es que no parece justo que el trabajador que empezó hasta las 5 de la tarde reciba la misma cantidad que los que trabajaron desde muy temprano.

La segunda opción de interpretar es que el propietario es tan generoso, que permite que los trabajadores que no encontraban trabajo hasta el último minuto, reciban una recompensa generosa.

¿De qué manera lo interpretas tú?

No es tan fácil tomar la interpretación correcta porque hay mucha confusión en el mundo. Hay mucha confusión!

Ustedes saben que durante esta semana en Puebla, México, experimentaron un terremoto muy grande de 7.1 de magnitud. 286 personas murieron en este terremoto, con niños atrapados dentro sus escuelas. Es difícil para nosotros porque no podemos entender la razón, y la injusticia, y la destrucción. Cómo es posible que Dios pueda permitir tanto dolor?

75 personas murieron por el Huracán Harvey.

Si Dios es tan grande, y poderoso, como va a permitir tanta destrucción? Tanto desastre. Nunca vamos a tener la respuesta correcta en esta vida.

Pero tengo algo que ofrecerles a todos como reflexión. Aunque los desastres son terribles: Es milagroso como las familias se juntan y ayudan a su prójimo, aunque no los conozcan. ¿Si o no? Son milagrosas las oportunidades presentes para servir, amar, y rezar, después de los desastres. ¿Si o no?

¿Es posible o no que algunas personas no puedan pensar fuera de su propio mundo, a menos que el desastre pase? ¿Es posible?

Por ejemplo: ¿Cuántas personas en nuestras familias no se han hablado durante muchos años debido a algo que sucedió hace muchos años? Y puede ser un problema muy pequeño. Pero, con el orgullo dentro, no se hablan!

Pero después de encontrar que ese miembro de la familia está muriendo de cáncer, o ese miembro de la familia experimentó un accidente muy fuerte. Tienen deseos de hablarle. San Pablo dice en la segunda lectura hablando de la gloria de su muerte,

<Me quedo aquí porque es para su beneficio.>

Hermanos también ustedes están aquí para el beneficio de su prójimo.

Cuando vivimos para el beneficio de la otra persona, no nos importa tanto la justicia que recibimos nosotros. Lo que nos importa es el beneficio que nuestro prójimo se puede recibir.

Dios murió en la cruz para el beneficio de nosotros para salvarnos y enseñarnos su amor y su misericordia.

Necesitamos dejar de quejarnos y empezar a amar.

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags